Probablemente ya habrás oído hablar del mindfulness más de una vez. Sin embargo, ¿sabes exactamente en qué consiste? ¿De dónde proviene exactamente esta práctica? Desde La Casa de Marina hemos querido hacer un breve repaso por los orígenes y las características del mindfulness. A través de este breve artículo podrás aclarar ideas y acercarte un poco más a esta disciplina.

 

¿QUÉ ES MINDFULNESS?

El ajetreado ritmo de vida propio de las sociedades modernas apenas deja espacio para la concentración. Hemos ido perdiendo la capacidad de centrarnos en algo concreto. Recibimos tantos estímulos a lo largo de la jornada que nos vemos obligados a interrumpir y retomar actividades constantemente. La consecuencia de este comportamiento afecta negativamente sobre los resultados de aquello que hacemos, pues la mayoría de las veces no logramos centrar toda nuestra atención en un único cometido. Y es que, por mucho que nos empeñemos, nuestro cerebro no es multitarea.

Surge, por tanto, la necesidad de re-aprender a concentrarnos, de entrenar la capacidad de mantener nuestra atención plena sobre una actividad concreta. Es aquí donde entra en juego el mindfulness, también conocido como atención plena y orientado a desarrollar la capacidad de mantener no sólo nuestro cuerpo, sino también nuestra mente, en el momento presente; en el aquí y el ahora. La práctica del mindfulness, además de atención, implica aceptación: no establecer juicios sobre lo que nos ocurre. Para ello, se emplean diversas técnicas que, combinadas, contribuyen a alcanzar un estado de conciencia plena.

ORÍGENES DEL MINDFULNESS

Al contrario de lo que muchos pudieran pensar, el mindfulness tiene un origen muy remoto. De hecho, se trata de una práctica milenaria budista que colonizadores y aristócratas británicos introdujeron en la cultura occidental durante el s. XIX. Y es que con la ocupación de la India por parte del Imperio Británico, los ingleses, fascinados por la paz y el alto grado de autoconocimiento del que gozaban quienes lo practicban, quisieron extender su práctica por todo el mundo.

Con el tiempo, el mindfulness fue cobrando fuerza y transformándose hasta redefinirse. En los años 70, fue objeto de estudios científicos al tiempo que se desligaba de las creencias religiosas y culturales originales. Es por ello que, cuando hablamos de mindfulness, lo hacemos sin las implicaciones espirituales propias de la meditación, disciplina que tantas veces se emplea todavía como sinónimo de la que hoy nos ocupa.

Hoy día, la práctica del mindfulness está enormemente extendida y sigue cobrando adeptos a lo largo y ancho de nuestro planeta. Se ha convertido, de alguna forma, en un poderoso remedio contra el frenético y despersonalizador ritmo de vida de esta sociedad postmoderna.

En La Casa de Marina podrás practicar mindfulness durante los retiros individuales que ofrecemos durante todo el año en un precioso caserío vizcaíno. ¿Te apetece saber más? Consulta nuestras propuestas y descubre como alcanzar el bienestar.

×
¡Bienvenida a La Casa de Marina!
¿En qué puedo ayudarte?
Share This